INTELIGENCIA EMOCIONAL: EL CACTUS Y LA ORQUÍDEA

Por Manuel Ramírez – Director General ESINEC

Empecemos por lo básico: tus pensamientos condicionan tus acciones y éstas determinan tus resultados.  

Más despacio. Una persona promedio tiene 60.000 pensamientos diarios. El 80% son negativos (limitantes). El 85% son inconscientes (no nos damos cuenta de lo que pensamos la mayoría del tiempo). Y el 90% se repiten de un día al otro.  

Estos pensamientos suelen ser de tres tipos: sobre nosotros mismos, sobre los demás y sobre la vida. Y al repetirse en su gran mayoría día a día, se terminan convirtiendo en creencias arraigadas en nosotros.  

Como consecuencia de lo que pensamos, decidimos actuar o no hacerlo en cualquier área de la vida. Así que las acciones que emprendemos o que no emprendemos vienen condicionadas por nuestros pensamientos (muchas veces convertidos en creencias y, por tanto, a los que otorgamos el valor de verdad).  

Y esas acciones que llevamos o no a cabo son las que determinan nuestros resultados. Todo lo que tenemos ahora mismo, más allá de la influencia del exterior y de las vicisitudes de la vida, es producto de lo que hemos hecho y de lo que no.  

Obviamente, hay resultados en nuestra vida que no son como quisiéramos que fueran (la cantidad de dinero que tenemos, el trabajo en el que estamos, la pareja con la que compartimos…). Otros sí nos gustan.  

Y podemos enfadarnos con la vida porque “las cosas no nos van bien” o podemos hacer esta introspección tan simple y a la vez tan difícil de hacer que es preguntarnos qué hemos pensado (consciente e inconscientemente) y qué hemos hecho (o no hecho) que nos ha traído hasta donde estamos.  

La orquídea

Pongamos un ejemplo en forma de metáfora. Digamos que queremos tener una orquídea en nuestra vida. Es una planta con unas flores preciosas, muy delicada y que exige unos ciertos cuidados. Ése es el resultado que nosotros deseamos.  

Lo que sucede es que estamos en un desierto (no en el oasis, que es la excepción). Hay arena, sol, elevadas temperaturas, algún que otro alacrán o serpiente… ¿Es ése el mejor contexto para que crezca una orquídea?  

La respuesta es simple: no. Con esas condiciones, lo más probable es que crezca algún cactus, que es una planta que necesita muy poca agua y que soporta las altas temperaturas y el clima árido.  

Pensamientos y acciones

Decía que íbamos a ver un ejemplo en forma de metáfora. Bien, lo que hemos definido como contexto (calor, poca agua, arena…) sería el equivalente a nuestros pensamientos y acciones. El cactus o la orquídea serían los resultados.  

Llevémonos el ejemplo a algo más cercano. Contaré una anécdota personal.  

De pequeño era más bien patoso. En la clase de educación física terminé haciendo el ridículo en varias ocasiones, con todos mis compañeros riéndose de mí como consecuencia inmediata y con una idea clara de que yo no servía para el deporte como consecuencia de más largo plazo.  

Así que pasé toda mi juventud pensando que yo, en efecto, no servía para el deporte. Ese pensamiento repetido mil veces se convirtió para mí en una verdad incontestable, en una creencia fuertemente arraigada.  

En base a esa creencia, durante muchos años pagué religiosamente el gimnasio al que estaba apuntado (porque me quería poner fuerte), pero no iba. Cuando me sentía culpable por tirar el dinero y me obligaba a ir, me sentía fuera de lugar, como si estuviera haciendo el ridículo y todos me estuvieran mirando y criticando (cuando casi seguro que nadie se estaba fijando en mí).  

¿Resultado? Aunque yo quería estar fuerte, era un chaval delgaducho y de musculatura tímida (que no se asomaba, vaya). Medía un metro y setenta y tres centímetros, pero pesaba sólo cincuenta y ocho kilos. Así que era algo así como el suspiro de una golosina.  

Auto engaño

Una vez aclarada la secuencia: pensamientos – acciones – resultados, veamos algo que me pareció increíble cuando lo descubrí y es que los seres humanos tenemos una capacidad para auto engañarnos tremenda.  

Muchas personas, cuando empiezan un proceso de coaching conmigo o con cualquiera de mis compañeros de ESINEC, llegan diciendo que todo está bien en sus vidas. Algunos llegan porque quieren hacer algún cambio. Otros porque les han recomendado que vengan. Otros porque sienten que les falta algo en la vida, pero no saben qué.  

Y cuando empezamos a reflexionar sobre cómo están las diferentes áreas de su vida (cuáles son sus resultados), se dan cuenta de que han terminado creyendo que esos cactus que tienen son orquídeas verdes y con espinas. ¡Y están abrazados a sus cactus, sin querer soltarlos!  

¡Cuánto daño han hecho algunos refranes típicos! “Más vale pájaro en mano que ciento volando”. “Virgencita, virgencita, que me quede como estoy”. ¡Viva el conformismo! Personas agarradas con fuerza a su cactus (que no es lo que quieren) por miedo a soltarlo y encontrarse sin nada.  

Reingeniería del éxito

Tanto en nuestras sesiones de coaching privadas como en los entrenamientos grupales llamados Reingeniería del Éxito (RedEx), apoyamos a las personas a ver que la vida es efímera, que no sabemos cuánto tiempo vamos a estar aquí y que una de las peores cosas que puede pasarte es estar en el lecho de muerte arrepintiéndote de no haberte lanzado por la vida que realmente querías.  

Puedes vivir tu vida basado en el miedo o basado en el amor y la confianza. De todos modos, te vas a morir. Pero no lo harás de la misma forma en ambos casos.  

Yo prefiero que, cuando llegue el momento, pueda decir que me atreví a ir por lo que quería. Que busqué mis orquídeas y creé el contexto adecuado para que crecieran, apartándome del desierto o creando un oasis allá donde me hallara.  

No tenemos garantías. Sólo una: nos vamos a morir todos en algún momento. Y lo que venga después, no lo sabemos. Quienes crean en la paz eterna, que se queden tranquilos y sigan pinchándose con su cactus, si es lo que desean.  

Trabajo de instrospección

Quienes no quieran esperar al paraíso después de muertos, pueden hacer este trabajo de introspección que consiste en descubrir qué piensan acerca de si mismos, de los demás y de la vida, para ver de qué maneras se están limitando. Y, una vez han visto esas cadenas, romperlas suele ser más fácil de lo que pensamos (aunque atreverse a romperlas no lo es tanto).  

En ESINEC nos dedicamos a apoyar a las personas que lo desean a hacer esto (y mucho más). Tanto mediante sesiones de coaching individuales como en el entrenamiento RedEx o con el Máster en Inteligencia Emocional con PNC, las personas pueden descubrir qué les frena y soltar esas ataduras para volar hacia la VIDA WOW que desean crear.  

Es sólo una posibilidad. Es sólo una opción. También es posible quedarse como se está y esperar a que llegue el sueño eterno para entrar en el paraíso.  

Yo, de momento, me dedico a coleccionar orquídeas. Y, de paso, apoyo a otras personas a hacer lo mismo. Porque, aunque algunas personas ya ni siquiera lo noten (se han anestesiado), los cactus tienen espinas y pinchan. 


Manuel Ramírez – Director General ESINEC

C/ Muntaner 200, 4º – 6º. 
08036 Barcelona

Tel. 931 749 142

www.esinec.com

Compartelo en redes sociales

Suscríbete a nuestra newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable CAROLINA SOLER PONS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Hostalia.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Entradas relacionadas

EL KÁRATE PARA LOS MÁS PEQUEÑOS

EL KÁRATE PARA LOS MÁS PEQUEÑOS

El Kárate no es sólo una arte marcial para aprender a dar golpes y patadas, sino todo lo contrario.
LO BUENO DE SER BUENO. BORJA VILASECA

LO BUENO DE SER BUENO. BORJA VILASECA

Recientes estudios constatan que el egocentrismo y la codicia no conducen a la felicidad y que, por el contrario, el…
CURSO: EL ARTE DEL FENG SHUI CLÁSICO PRÁCTICO

CURSO: EL ARTE DEL FENG SHUI CLÁSICO PRÁCTICO

¿Te gustaría aprender el arte del Feng Shui clásico para rediseñar y crear un vínculo más profundo con tu hogar…
Ir arriba
Utilizamos Cookies propias y de terceros para facilitarle la navegación y mostrarle información relacionada con sus preferencias. Consulte nuestra Política de cookies Si rechaza las cookies podría afectarse la funcionalidad o el uso de esta web Pulsa el botón Aceptar para confirmar que has leído y aceptado la información presentada. Después de aceptar, no volveremos a mostrarte este mensaje.    Ver Política de cookies
× ¿Cómo podemos ayudarte?