DEBES SER GUERRERA, PERO DE ¡LA MADRE TIERRA!

En la tierra que habitas, el patio de las aguas, existe un único destino, el aprendizaje y la evolución de nuestro mundo interior. Una semilla que nos conduce a la vida más pura que siempre hemos anhelado.